domingo, 7 de octubre de 2012

Los niños no tienen ni pasado ni futuro, por eso gozan del presente, cosa que rara vez nos ocurre a nosotros


No hay comentarios:

Publicar un comentario